Bonnie Parker y Clyde Barrow en una pose preparada
Bonnie Parker y Clyde Barrow en una pose preparada.

El FBI (Federal Bureau of Investigation) distribuyó en su momento fotografías como éstas de Bonnie Parker y Clyde Barrow para facilitar su captura. Al parecer, se las habían hecho entre los propios miembros de la banda. Y después de una de tantas huidas que protagonizó esta mítica pareja, la policía confiscó en una casa donde habían estado gran número de fotografías, que después publicó en comisarías, lugares públicos y medios de comunicación, para conseguir información sobre su paradero.

Esta imagen, por ejemplo, con una pose muy preparada sirve de presentación de los dos delincuentes. También se han divulgado retratos individuales con el mismo corte publicitario y esteticista. Rifle en mano, Bonnie parece ponerse en el papel del asaltante. Sin embargo, las leyendas dicen que nunca empuñó un arma; según relataron varios de sus cómplices. Por tanto, la imagen mantiene un talante teatral, de simulacro, glamuroso y jovial, al tiempo que pone en evidencia cierta frivolidad con las formas en las que se banaliza el uso de armas. Lo que importa es que, con o sin intención, las fotografías se convirtieron en material propagandístico, en manos de la policía, que justificó el calificativo de criminales para la pareja por sus actos delictivos, más o menos exagerados, pero también por estos documentos visuales.

El caso fue muy divulgado por la prensa norteamericana en un momento en que la policía y el propio gobierno necesitaba de una publicidad favorable. Por eso, al vender la imagen de estos dos delincuentes y de los demás miembros de la banda, como peligros públicos de primer orden, el terminar con ellos y ofrecer los cadáveres al público era un fin casi obvio. Y el día de la emboscada final llegó. Tuvo lugar un 23 de Mayo de 1934, Bonnie y Clyde fueron acribillados por la policía en un lugar de la carretera de Sailes, Louisiana.

Las fotografías del coche en que fueron tiroteados por la policía Bonnie y Clyde representan un éxito policial, más allá de que haya dos muertos detrás. La eficacia policial siempre trata de eliminar lo oscuro de los hechos o realiza una maniobra de estetización y justificación discursiva de los mismos, a través de mensajes como: los delincuentes peligrosos para la sociedad ya han sido eliminados por las fuerzas del orden, que han cumplido así con su deber. Las huellas de los tiros en el coche dejan constancia de la muerte de sus ocupantes. En este caso, la investigación termina con la escena del crimen. Ya no hay que buscar a probables culpables porque se han eliminado. Justamente en una de las numerosas tomas que circulan del coche brutalmente tiroteado, pueden verse los cadáveres de Bonnie y Clyde. Ese es justo el momento en que lo trágico hace su aparición e interactúa de forma envolvente con la imagen mítica de los asaltantes.

Además de la discreta y desenfocada fotografía de los dos cadáveres con Bonnie en primer plano, realizada a cierta distancia; de los cadáveres ensangrentados en tomas más cercanas cuando eran manipulados por policías y forenses; del coche tiroteado, fotografiado desde varios puntos de vista; se han publicado imágenes de los lugares donde tuvo lugar la emboscada y donde se fue preparando. También hay imágenes de la policía en el lugar de los hechos y del material incautado: pistolas, munición, placas de matrículas, objetos personales, etc. Todas las fotografías de la emboscada, o peculiar escena del crimen y de los muertos, sirven hoy en día para compararlas con las de sus fichas policiales, con las que se realizaron antes de ser delincuentes y con las de corte más publicitario que se hicieron ellos mismos, como ésta de la pareja tan cercana a una tipología institucional de pose fotográfica del crimen. La fusión del crimen con la enigmática autopublicidad de los delincuentes y la unión inevitable de la propaganda de la policía provoca algo más que un cóctel explosivo, donde el mito muestra su lado más nítido frente a la contundencia de la justicia. Así, el juego de la pose de la pareja termina con la fotografía de sus cadáveres y la estética de los gestos de la muerte choca de forma brutal con las del glamour. Un choque estético y también cultural, que se produce en el propio imaginario del espectador y de la sociedad.

En la actualidad, el FBI dedica en su página web un espacio a Bonnie y Clyde, al lado de otros delincuentes famosos; dentro de la sección: Crimen y gangsters. Precisamente, hace escasos meses, en mayo de 2009, el FBI publicó un informe de mil páginas, en el que ofreció fotografías inéditas de la pareja, además de material inédito de investigación sobre el caso, para celebrar el 75 aniversario de sus casos más famosos, según publicó la prensa. Pero, las imágenes que actualmente pueden verse en su web son algunos de estos retratos ahora netamente autopromocionales de Bonnie y Clyde, juntos o en solitario.

En conclusión, el conjunto de fotografías que han quedado de Bonnie y Clyde se relacionan entre ellas y ofrecen su particular versión de los hechos, que no tiene que ser necesariamente la oficial. De hecho, la paradoja es que las imágenes que el FBI ha divulgado de los delincuentes parece que contradicen el propio discurso policial. No es la primera vez que sucede esto en la historia. Hay que tener en cuenta que es la policía la que dispara de forma brutal y deja las huellas en el vehículo: los cadáveres y las marcas de los tiros. Los límites entre el bien y el mal quedan así rotos. Entonces el espectador ya no sabe muy bien quién es el criminal: si la pareja que se hace fotografías simulando un asalto o la policía que les deja secos en un tiroteo.


Imagen destacada

¿Fotografías negras de turismo?

Palacio de Medinaceli, Aranjuez (Madrid). Marisol Romo Mellid
© Marisol Romo Mellid
Palacio de Medinaceli,
Aranjuez (Madrid)

Esta fotografía es del palacio de Medinaceli de Aranjuez (Madrid). Según consta en los manuales de turismo, este edificio de estilo neoclásico fue construido por los Duques de Medinaceli en el siglo XVIII y es de un gran valor artístico como construcción civil. También se dice que responde al modelo palatino de Aranjuez, de arquitectura sencilla, con escasa ornamentación. Es característico, además, por sus caballerizas y zonas ajardinadas que posee en la parte trasera.

Leer más...

Lo más reciente

Los contactos de la Agencia Magnum: veneno, reality y seducción

La Agencia Magnum presentó en Madrid una exposición en la Fundación Canal1 de las hojas de contactos que realizaban sus fotógrafos antes de decidir que imágenes se iban a publicar del conjunto que habían realizado de un tema. Así se muestra una faceta común en la fotografía de prensa clásica, como era la realización de hojas de contactos, que permitían ver en el tamaño del negativo todas las fotografías justamente al poner en contacto la película con el papel fotográfico. A pesar de tratarse de una exposición especialmente dedicada a los contactos, la muestra ha quedado reducida una vez más a visionar algunos de los hits fotográficos de la agencia, que ha sabido imponer su propia ideología a través de los iconos que ha ido fabricando.

El fotógrafo se decanta por dar protagonismo al perro
Contactos de Herbert List en la exposición © Marisol Romo Mellid
Leer más...

Libro recomendado

Truman Capote - A sangre fría

A sangre fría - Truman Capote
  • Título: A sangre fría
  • Autor: Truman Capote
  • Editorial: Anagrama
  • Lugar: Barcelona
  • Año: 2007
  • Páginas: 435
  • ISBN: 978-84-339-7299-6

Tema

A sangre fría narra la historia de un crimen: el asesinato de cuatro miembros de la familia Clutter a manos de Dick Hickcock y Perry Smith en el pueblo de Holcomb (Kansas) el 15 de Noviembre de 1959. Los dos delincuentes acuden al domicilio de los Clutter con la intención de robar porque esperaban encontrar una importante cantidad de dinero en una caja fuerte, según informaciones que habían recibido de un antiguo empleado de la finca. Al llegar, comprueban que no hay dinero en la casa y van matando uno a uno a las cuatro personas que se encontraban en ese momento en la vivienda: a Herbert William Clutter, a su mujer Bonnie y a dos de sus cuatro hijos: Nancy y Kenyon. El libro cuenta como tuvieron lugar estos hechos y la forma en que se llegó a detener y a ejecutar a los culpables.

Leer más...

Cita

Consejo del indio yaqui a Castaneda: «Antes de embarcarte en cualquier camino tienes que hacer la pregunta: ¿tiene corazón este camino? Si la respuesta es no, tú mismo lo sabrás, y deberás entonces escoger otro camino».

CASTANEDA, Carlos, Las enseñanzas de Don Juan, Fondo de Cultura Económica, Madrid, 2002, pág. 208.
Copyright © 2003-2019 Marisol Romo Mellid. Todos los derechos reservados.