Portadadel libro 'Ensayos retroprogresivos' de Salvador Pániker
  • Título: Ensayos retroprogresivos
  • Autor: Salvador Pániker
  • Editorial: Kairós
  • Lugar: Barcelona
  • Año: 1987
  • Páginas: 186
  • Colección: Palabra plástica
  • ISBN: 84-7245-174-7

Tema

En este libro, estructurado en dos partes principales (Hacia un nuevo paradigma y Sobre creatividad), Salvador Pániker nos habla del nuevo paradigma que emerge en la era contemporánea y de cómo podríamos enfrentarnos a la nueva situación con una filosofía retroprogresiva, donde la creatividad tendría un papel fundamental. En el doble movimiento de lo retroprogresivo, por una parte debemos asumir la revolución científico-técnica y, por otro, aprender a acercarnos al origen trascendente de las cosas; así encontraríamos el nuevo ritmo que debería ser multidisciplinar en una asunción completa de lo complejo y de la no dualidad de las cosas. La ciencia, hoy más que nunca, nos arroja a la indeterminación, al desorden y al azar para volvernos a situar en un contexto místico.

Resumen

I. Hacia un nuevo paradigma

La danza de Shiva

Reconoce Salvador Pániker que la realidad se nos escapa; aunque si existe una realidad en si, independiente del hombre aunque no teorizable.

  • Franja: Fenómeno (realidad para nosotros) ↔ La cosa en sí (realidad inexpresable)

Tenemos, si, una realidad velada pero un extraño fantasma evolutivo recorre el paradigma (pág. 12). Para entender un poco más esa realidad que se nos escapa, él intuye que nos acercamos hacia un nuevo paradigma. En esta tesitura hay que tener en cuenta que todo ecosistema se encuentra en estado de desorganización, reorganización permanente. Es decir, esa dicotomía constante entre azar y necesidad. Todo sistema está sometido a una ley de entropía y a un ascenso de la complejidad. Según definición clásica de la entropía, es una magnitud termodinámica que proporciona una medida del grado de desorden de un sistema (introducida para facilitar una expresión matemática del 2º principio de la termodinámica):

  • En un sistema aislado no disminuye.
  • En un sistema reversible aumenta.
  • En un sistema irreversible no varía.

La auto-organización de la naturaleza –AUTOPOIESIS– aparece como el principio dinámico subyacente a la emergencia de todas las formas… (pág. 16). Dinámica que implica la superación de la dualidad metafísica entre el ser y la nada. El ser necesita de la nada tanto como la nada necesita del ser. Como condición de la Autopoiesis está la finitud y la no dualidad de todas las cosas. A juicio de Salvador Pániker, el nuevo paradigma debería acoger al mismo tiempo que la profunda unidad de todas las cosas es lo mismo que su inmensa diversidad (pág. 18). Existe una doble perspectiva:

  • La finitud como condición de la autocreación.
  • La infinitud como estatuto de la realidad “en si”.

Para este autor, la nueva metáfora es que cada partícula es un cosmos y cada cosmos una partícula, no alcanzándose a vislumbrar final alguno en esta retroprogresión. En este sentido, nos presenta la paradoja de la física cuántica:

  • No es compatible con la lógica clásica.
  • Remite a un conocimiento finito de lo real.
  • Remite a un más allá, a una realidad velada.

Salvador Pániker se plantea ¿qué nuevo ritmo puede emerger del nuevo paradigma? Es precisamente el logos, y no el mito, el que nos devuelve a una realidad infinitamente misteriosa, velada, terrible y fascinante (pág. 21). Dirá más adelante: la ciencia va por delante del arte en el tema de la conciencia de la inverosímil complicación de las cosas. En cuanto a esta nueva situación en la que nos encontramos, señala que se ha ironizado sobre la reiteración de la palabra crisis. Dígase como se quiera, de algún modo hay que referirse a ese estado de flotación, a ese sentimiento generalizado de no tocar la realidad (pág.23).

La ecología como paradigma

Para Pániker, la ecología puede representar el nuevo paradigma. ¿Cuáles son los rasgos de ese nuevo paradigma?:

  • Equivalencia entre Paradigma Ecológico y Paradigma de la Complejidad Organizada.
  • Recoge el principio de que todo incide sobre todo:
    • Lógica de la complejidad.
    • Modelo Retroactivo.
  • Supone una solución nueva a la vieja antinomia metafísica de lo uno y lo múltiple.
  • Todo objeto es ya un sistema y, más precisamente, un ecosistema.
  • El tejido ecosistemático se alimenta también de ruidos y eventos aleatorios.
  • Nos introduce en un orden mucho más complejo, que convive con el desorden.
  • Suprime la frontera entre lo natural y lo artificial. Es algo más que la ciencia de las relaciones de un organismo con su medio ambiente.
  • Se trata de un nuevo marco general (Paradigma) que hace posible terminar con el viejo pensamiento disociador y dualista.
  • Cuando hay discrepancia se mantiene la unión ecosistemática porque, desde una perspectiva ecosistemática, yo soy también mi prójimo.
  • La superación del modelo centralizador.
  • La ecología como paradigma alcanza a infinidad de esferas de la vida social e individual.
  • La conciencia ecológica incluye, a la vez, lo individual, lo social, lo natural, lo cósmico.
  • El verdadero progreso es retroprogreso; avance hacia lo nuevo y hacia el origen.
  • La economía y la política deben inscribirse en el marco general de lo ecológico.
  • Termina con una cierta agresividad fálica.
  • La mentalidad ecológica es esencialmente retroprogresiva: concilia un nuevo paradigma con una aproximación al origen.
  • Todo incide sobre todo y no cabe privilegiar ningún centro.

El verdadero cambio

(No el político sino el de paradigma)

Según Paul Watelawick y sus colaboradores de la Escuela de Palo Alto, hay dos maneras de cambiar:

  1. Dentro de un sistema: modificar el ordenamiento de las ideas sin alterar el marco de referencia.
  2. Cambiar al sistema: modificar el marco de referencia.

Para que se lleve a cabo el cambio de paradigma es imprescindible una colaboración interdisciplinaria, incitada y al tiempo frenada por la especialización. Teóricamente cuanto más complejo es un sistema, más capacidad de transformación tiene. La fascinante ecuación entre complejidad e incertidumbre: la puerta abierta para una creatividad que expulse entropía y nos encamine, simultáneamente, hacia la sofisticación y hacia el origen (pág. 37).Se trata de avanzar en espiral complicando/ ensanchando el marco de referencia. En cuanto a la relación entre la ciencia de la complejidad y la mística, considera que una cosa es la mística, sabiduría sin símbolos interpuestos y otra cosa es la ciencia siempre simbólica y provisional.

Lo retroprogresivo

Hay que sustituir el mito del progreso por el de retroprogresivo y alcanzar la transhistoria: el presente:

  • Hacia lo nuevo y hacia lo antiguo.
  • Hacia la complejidad y hacia el origen.
  • Hacia la otra cara de la sofisticación tecnológica.
  • Hacia el trasfondo de lo retroprogresivo.

Probablemente exista la posibilidad de admitir simultáneamente la realidad de la flecha del tiempo y un “más allá” de esta realidad donde el espacio-tiempo se desvanece. En la era retroprogresiva, postmoderna, todo es híbrido, fragmentario, provisional, etcLo retroprogresivo es el verdadero meollo de la mal llamada postmodernidad. No se trata de que hayan entrado en crisis los conceptos de razón y de progreso: se trata de que se han complejificado. El hallazgo de la postmodernidad es el redescubrimiento del origen. Vivimos en eterno presente donde mirar hacia adelante es también mirar hacia atrás. Lo retroprogresivo sugiere un nuevo modo de vivir de donde surge un nuevo tipo humano, a la vez crítico y originario que se mueve creativamente en la complejidad sin sentimiento de culpa.

La conspiración de acuario

Muchos son ya los que intentan conciliar los antagonismos desde una nueva meta y apuntar a lo improbable asumiendo el azar; son los miembros invisibles de la llamada Conspiración de Acuario. El nuevo paradigma destaca la importancia de lo aleatorio, de lo irreversible, el carácter creativo de la misma naturaleza, un poco en concordancia con la idea taoísta de una autoorganización espontánea (pág. 50). Los ecólogos conciben la naturaleza y al hombre como un todo único. Al mismo tiempo, cada individuo es la totalidad de las cosas.

Por una cultura andrógina / ecológica

Nos encontramos con una doble dimensión de la retroprogresión:

  • Totalidad / Individualidad.
  • Seguridad / Aventura.
  • Mística / Acción.
  • El ying y el yang.

El animal humano, lo sepa o no, viene abocado a dialectizar las dos dimensiones: el “todo da igual” de la mística y el “nada da igual” de la historia. Para superar la situación actual de neoabsolutismo y la militarización de la ciencia, es necesaria una nueva conciencia planetaria y una nueva sensibilidad andrógino/ecológica que comienza en el interior de cada cual.

Religión a la medida

El hombre religioso comienza por ser agnóstico al disolver la antinomia finitud/infinitud. Se trata de recuperar la espontaneidad originaria (TAO). La religión es ahora la liberación de la experiencia. Religión a la medida es, pues, experiencia en libertad, respuesta improbable y pertinente frente a estímulos aleatorios, praxis no programada, más allá del sistema solidario de creencias. Religión, re-ligación, destilación, como prefieran.

¿Quién teme a la “High-Tech”?

Ante el fenómeno de la revolución tecnológica a nivel planetario, hay que sentar las bases para un nuevo orden internacional que institucionalice la interdependencia de los hipotéticos estados soberanos y lo que no cabe es prescindir de la tecnología avanzada. La tecnología punta, en la medida que es desmasificadora y posturbana, puede generar un paradigma cibernético/ecológico con un retorno a la natura y a la religiosidad que supere la gran abstracción monoteísta (pág, 66). Es decir, que puesta en clave retroprogresiva, la tecnología punta nos puede devolver al origen.

El universo reencantado

Es interesante contemplar como el edificio de la física cuántica parece más bien surrealista ya que al abordar el nivel atómico, el tiempo y el espacio no existen. La física trabaja con realidades y con negaciones de esas realidades, siendo las negaciones tan reales como las relaciones mismas. O lo que es lo mismo, desde el punto de vista de la metafísica, no tiene sentido pensar al ser sin contrapensar a la nada; comienzo y final se producen ya simultáneamente aquí y ahora. La conclusión importante es que la idea de un espacio objetivo no tiene ya defensa posible. La ciencia nos ha devuelto al sentido del misterio.

El Tao de Occidente

El Tao de Occidente es esa extraña creatividad que nos devuelve al origen por la vía crítica; una cierta apertura a la totalidad. Es, además, el único camino que le queda al lenguaje para hacerse fértil: progresar hacía su origen y superar así su dinamismo subversivo que se articula en dos momentos:

  1. Parcelación de la realidad.
  2. Simulacro de recuperación de una realidad indivisible para conseguir una cohesión social y un cierto sometimiento (Foucault).

La gran credencial de lo teórico y del lenguaje crítico es precisamente el poder de cambiar en dirección a la no-dualidad.

¿Sabe alguien de qué se trata?

Salvador Pániker considera que efectivamente puede establecerse una distinción entre:

  • Fenómeno.
  • Cosa en sí.

Sumergidos como estamos en el proceso de desantropomorfización de la ciencia, en el baile de los lenguajes sofisticados, no sabemos ya qué nos traemos entre manos. A mayor complejidad, mayor necesidad de aumentar la aproximación crítica al origen; actitud retroprogresiva, la ambivalencia de un proceso en direcciones opuestas:

  • Hacia la progresiva fragmentación / formalización de los lenguajes.
  • Hacia el origen no-dual que trasciende a todo lenguaje.

Se trata de descubrir la exigencia crítica de lo místico. El mundo para el hombre es siempre una ficción:

  • El contacto con la realidad se produce a través del presente.
  • El presente no existe, o ya fue o está a punto de ser. Sensorialmente, mi trato con las cosas se refiere siempre al pasado. No me informan de lo que es sino de lo que ha sido. En cualquier caso, se puede mantener la idea de que el presente, aunque inapresable, es el lugar de lo real.

La ciencia nos permite una aproximación crítica al origen, muestra de que la realidad trasciende al lenguaje pero no verifica a lo místico que cae más allá de cualquier modelo.

II. Sobre la creatividad

Notas sobre la comunicación, la creatividad y el azar

Cualquier tipo de comunicación es una coerción. Sabemos ya que no existe un fondo verdadero de las cosas. Todo es interpretación. Foucault considera que cuando todo es interpretación, ya no hay nada que interpretar. Apogeo del significante, dilución del significado, regresión indefinida de las hermenéuticas (pág. 90). En esa tesitura, toda postura crítica pasa por una previa reflexión sobre el lenguaje.

Todo lenguaje supone un código. El código comunicativo a través de la redundancia (asegura la perpetuación del sistema) mantiene la estabilidad social y actúa más eficazmente que las consignas ideológicas. En una sociedad amenazada por el terror anómico, cualquier código comunicativo protege al individuo, lo integra, lo somete. Se trata de instalarse en la paradoja, asumir la esquizofrenia, producir una ruptura del lenguaje y ensayar la recuperación de lo místico (buscar la evidencia de que la realidad en sí misma no es ni finita, ni inteligible).

La fecundación interdisciplinaria, rasgo del nuevo paradigma, vino posibilitada por la Teoría de los Sistemas y sus isomorfismos: similitudes estructurales entre diversas esferas del saber. A la par surge una nueva conciencia ecológica que estudia al hombre en relación con su medio ambiente, en un contexto en el que hay que pactar con la naturaleza y donde la supervivencia de cada elemento depende de la supervivencia de los demás. Ha sido también la ciencia la que ha situado el lugar del azar y de la creatividad en el proceso evolutivo.

El azar:

  • Importante en la génesis de lo complejo.
  • Y en la fenomenología del acto creativo.

La creatividad surge de lo eventual y del azar, al enfrentarse un sistema complejo y autorregulador con un medio ambiente suficientemente ambiguo (pág. 102). Sólo el azar permite ir erosionando los códigos y entrar en una especie de evolucionismo dirigido. La nueva conciencia ecológica planetaria y la creatividad emplearán métodos científicos sin olvidar que lo real sobrepasa siempre a lo racional. Está por desarrollar la revolución cultural latente en la física cuántica.

Existe una articulación entre pluralismo, ecología, creatividad, mística, azar. Con la diversidad de los códigos se hace necesaria la creatividad interdisciplinaria para intercomunicar esos códigos (pág. 107).

Salvador Pániker apunta algunos rasgos más sobre el azar:

  • Es indispensable para la transformación de los sistemas.
  • Imprevisibilidad / irreversibilidad.
  • Es fundamento de orden nuevo.
  • Es el catalizador para la emergencia de lo nuevo.
  • En el futuro hay que experimentar con él bajo control.

Creatividad frente a la crisis

La crisis es económica, social, cultural y planetaria. El Tercer Mundo absorbe en esta situación de crisis el desfase entre hechos y teoría y representa, además, a la mayoría demográfica del mundo; por lo que se plantean nuevos marcos de referencia fuera del habitual occidental.

Existe una situación de desfase permanente entre las teorías disponibles y la nueva complejidad. En palabras de Pániker, todo aboca a la posible configuración de un nuevo sistema de autorregulación mundial a la vez pluralista y descentrado (pág. 121). Considera que el sentimiento de culpabilidad ya no es el elemento de cohesión social y que, por ello, hay ese sentimiento de inseguridad y de ansiedad. Y cómo se escapa de esa ansiedad: pasividad, nihilismo, agresividad, fundamentalismo, retorno al origen…

Hay una exigencia de pluralismo y debemos acostumbrarnos a la convivencia de marcos teóricos distintos. De un modo u otro habrá que ir a la globalización de la economía a escala mundial y a la interfecundación de las culturas (pág. 125). Para acomodarse a la nueva complejidad, se requiere un plus de creatividad (el sutil arte de reenmarcar las cosas), aunque, en opinión de este autor, todavía no es posible una teoría de la creatividad. La única salida de la ansiedad es cambiar de marco de referencia.

Pero, ¿cuáles son las condiciones de una respuesta creativa?:

  • Es original, poco frecuente.
  • Se adapta a la realidad y puede así modificarla.
  • Busca concretarse en una realización.

No hay que confundir la creatividad con la inteligencia. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no hay creatividad sin crisis, aunque pueda haber crisis sin creatividad (pág. 136).

Creatividad y cambio

Si ya no nos sirve, el sistema de referencia puede y debe cambiarse, dando así un paso a la nueva era de la creatividad y de cambio. El margen nos puede permitir dar ese salto y avanzar simultáneamente hacia lo nuevo y hacia lo originario.

Más allá de las motivaciones

El tema de la postmotivación es el tema de la creatividad. La creatividad se mueve en las tensiones, entre el consciente e inconsciente, entre el margen mismo de su ambivalencia. Para la creatividad es necesario:

  • Tensión ecosistemática.
  • No separación entre los medios y los fines.
  • Trascender las disociaciones.
  • Vivir desde el presente por encima de la no dualidad.

Aproximación al margen

Llamo margen a ese espacio indeterminado hecho de factores antinómicos, irreducible al esquema estímulo-respuesta, y que potencialmente está en todo ser autónomo (pág. 158). Rasgos de ese margen:

  • Paradójico, imposible de ser reducido a nada.
  • Unidad compleja.
  • Es el “conflicto”.
  • Es ser y no ser.
  • Representa una filosofía de la ambivalencia con sus antagonismos.
  • Es un espacio de maniobra.

En síntesis, en la dialéctica entre lo que tiene y no tiene reside la creatividad, la capacidad de respuesta imprevisible. La aproximación al margen es el comienzo de una nueva adaptación a la era de la hipercomplejidad, el comienzo de una antropología al fin ecosistemática. El fundamento de una praxis de la autocreación permanente (pág. 163).

Sobre máquinas (y hombres) supuestamente inteligentes

La inteligencia, según Jean Piaget, es, ante todo, la capacidad de adaptación a situaciones nuevas; lo que nos lleva a pensar que el comportamiento inteligente de los humanos es escaso y, es por ello, que el porvenir de las máquinas inteligentes es grande. Si no hay apertura a lo nuevo, a lo complejo, a lo paradójico, no hay inteligencia y no hay creatividad.

Comentarios

Estado de las cosas:

  • Imposibilidad de un saber general.
  • Fragmentación del saber.
  • Respuesta multidisciplinaria.
  • Existe una violencia como resultado de no poseer una lógica de la complejidad; unión de términos aparentemente contradictorios.
  • La ecología como paradigma.

Imagen destacada

El camino revolucionario

Emiliano Zapata
Emiliano Zapata, México.
© Archivo Casasola

Este año se celebra en México el Centenario de la Revolución Mexicana y también se conmemora el Bicentenario de la Independencia. Por lo tanto, la coincidencia en celebración de los dos acontecimientos ha provocado la organización de numerosos actos. En ese contexto de rememoración de episodios históricos de tanta trascendencia para la historia universal, algunas ilustraciones y documentos fotográficos volverán a ser reeditados en multitud de folletos, carteles y libros. Este retrato de Zapata, "empachado" de hieratismo muestra por sí solo una transición en la historia de la representación fotográfica.

Leer más...

Cita

Soló mirando por encima o hacia otro lado podemos llegar a creer que el mal es relativo, y, por ende, bajo ciertas condiciones, justificable. En realidad –la realidad que los supervivientes y los muertos atestiguan–, nunca se puede justificar.

BERGER, John, El sentido de la vista, Alianza, Madrid, 1990, pág. 274.
Copyright © 2003-2019 Marisol Romo Mellid. Todos los derechos reservados.