El arte en la postmodernidad. Todo vale - Alfonso de Vicente
  • Título: El arte en la postmodernidad. Todo vale
  • Autor: Alfonso de Vicente
  • Ediciones del Drac
  • Lugar: Barcelona
  • Año: 1989
  • Páginas: 175
  • Colección: Contrastes
  • ISBN: 84-86532-16-7

Tema

Es un libro que recoge la problemática del arte en el siglo XX, en la era de la postmodernidad, donde se mira hacía el futuro y, además, a la recuperación del pasado. El arte se debate entre la afirmación del estilo y la negación del artista, entre el deseo de comunicación y las redes del mercado artístico. Como telón de fondo, los medios de comunicación y las obras de arte convertidas en fetiches de millones de dólares.

Resumen

Está claro, para este autor, que algo ha cambiado en estos últimos años. Se habla de postmodernidad con muchos matices. Para algunos incluso ha muerto y ha sido ya sustituida por la post-postmodernidad. Es una época de densificación iconográfica donde la asimilación de tantas imágenes es difícil y lenta. También es el lugar adecuado de lo híbrido (la mezcla de viejos medios con nuevos). Lo que se vende hoy en día más que el arte son los artistas; ahí está el arte conceptual sin ir más lejos. Andy Warhol es un ejemplo de lo que es saber venderse (Yo soy mi mejor obra). Se han dado además casos de artistas sin obra.

La sensación de provisionalidad y caducidad se extiende a todos los sentimientos. Por ello, el nuevo individualismo, más que una ideología, aparece como un consuelo, como la única esperanza (pág. 77). En este contexto, podemos situar las características más importantes del arte postmoderno: su codificación esquizofrénica, la reivindicación de lo plural, lo híbrido, lo ambiguo, lo complejo, lo fragmentario, frente a lo único, lo puro, lo claro y lo sencillo.

En esta situación, en la que la historia lineal entra en crisis, la transvanguardia es la única vanguardia posible (para que el artista elija entre todas las ofertas de su patrimonio histórico). Se da, por tanto, una descontextualización de las formas artísticas. La pluralidad y libertad estéticas proclamadas por la postmodernidad llegan como un agua refrescante.

Sin embargo, para este autor la vanguardia continua viviendo en:

  • Las vanguardias de los 60 y 70.
  • Vigencia de los principios generales vanguardistas.
  • Recuperación de algunas vanguardias por los postmodernos.

Dentro de este debate artístico, se hace necesario mencionar a las diferentes corrientes artísticas o vanguardias como se las ha definido del siglo XX, para reconocer todavía algunos vestigios de ellas en la actualidad. También hay que tener en cuenta otro importante debate entre los defensores de la idea y los partidarios de la autonomía del objeto, es decir, entre el arte conceptual y de otro lado el arte objetual (los dadaístas, ready-made, etc…).

Comentarios

  • El fenómeno de los artistas sin obra es una muestra de cómo funciona el marketing en la era actual (pág.83).
  • Unido con la apreciación anterior, es interesante la idea del autor en el sentido de que la postmodernidad es la modernidad puesta a la venta en el mercado, las vanguardias convertidas en objetos de consumo (pág.101).
  • Destacar también la sugerencia del autor en el sentido de que hay vanguardias que aún perduran hoy en día y, por otro lado, la postura de que la transvanguardia es la única vanguardia posible en este momento histórico.
  • Reconoce, además, las tendencias artísticas más destacadas del siglo XX y su papel (si lo tienen) en la nueva era postmoderna o post-postmoderna como la denominan algunos.
  • Recoge también las diferentes formas en que se ha utilizado o comprendido el término postmodernidad y la confusión que rodea a esta palabra, concepto, idea, etc.

Imagen destacada

La falsa "ciudad de los locos"

Lavandería de la Casa de Orates 1924
Lavandería de la Casa de Orates 1924. Poleas, correas y un pequeño decaville que recorre con sus vías el Psiquiátrico, reproducen modelos industriales macro-económicos.

La explotación laboral de los enfermos mentales no es un tema del que se haya hablado mucho. Esta fotografía de la lavandería de la Casa de Orates, antigua clínica mental de Chile, relaciona de forma inquietante al enfermo mental con la explotación intensiva de pacientes al servicio del sistema capitalista. Cuando uno la mira, parece que se trata de una fábrica, no de un hospital.

Leer más...

Cita

«Vio y creyó» (et vidit, et credidit), anota lapidariamente San Juan: creyó porque vio, como más adelante otros creerán por haber tocado, y otros incluso por no haber visto ni tocado.

DIDI-HUBERMAN, Georges, Lo que vemos, lo que nos mira, Manantial, Buenos Aires, 1997, pág. 23.
Copyright © 2003-2019 Marisol Romo Mellid. Todos los derechos reservados.