Portada del libro 'La máquina de visión' de Paul Virilio
  • Título: La máquina de visión
  • Autor: Paul Virilio
  • Editorial: Cátedra
  • Lugar: Madrid
  • Año: 1989
  • Páginas: 104
  • Colección: Signo e imagen
  • ISBN: 84-376-0884-8

Tema

Virilio analiza en este libro como se ha llegado a esta época de la lógica paradójica (vídeo, imágenes de síntesis) y lo que esto ha supuesto para las imágenes mentales, para la verdad y para la percepción del individuo. La velocidad de la luz, desde su punto de vista, se nos presenta como el único concepto absoluto en un momento en que el espacio y el tiempo han dejado de existir como categorías contundentes.

Resumen

Una amnesia topográfica

En opinión de Virilio, en el momento en que pretendemos procurarnos los medios para ver más y mejor lo no visto del universo, estamos a punto de perder la escasa capacidad que teníamos de imaginarlo. A su juicio, estamos sufriendo las consecuencias de un fenómeno de aceleración que suprime nuestro conocimiento de las distancias y las dimensiones (pág. 14).

La televisión pone definitivamente en cuestión no sólo la problemática del lugar de formación de las imágenes mentales sino también la consolidación de la memoria natural. Como argumento original, expone de que forma el individuo y la masa se ven condicionados por los estímulos luminosos (iluminación masiva en las grandes ciudades).

Actualmente nos encontramos en una época en que la memoria topográfica ya ha desaparecido y en donde sólo hay lugar para una logística de la percepción, en la que ya no tienen cabida las imágenes mentales.

Menos que una imagen

La teoría de la relatividad de Einstein inauguró una nueva época. Categorías, como el espacio y el tiempo, firmemente establecidas, ya no lo son tanto. En esta tesitura, la invención de la fotografía, considerada como instantánea de la realidad, cuestionaba a su manera estas mismas categorías.

La imagen pública

El siglo XIX es un auténtico siglo de las luces. Desde la prensa y la literatura se intenta prolongar esa iluminación callejera a la vida diaria, con una persecución constante de la oscuridad, ayudada por un deseo de aclarar todos los detalles de los hechos. Lo que provocó que las técnicas policiales influyeran en:

  • La instrumentalización de la imagen pública.
  • El nacimiento del Arte Moderno.
  • La emergencia del documentalismo.
  • Ver sin ser visto como principio básico de la no comunicabilidad policial (pág. 58).

Candorosa cámara

Considera Virilio que nos encontramos no en una época de simulación sino de substitución. El avance de las tecnologías de la representación y su instrumentalización militar, científica y policial es su característica más importante.

Cuando los militares comprenden que los fotógrafos, surgidos del documentalismo, hacen perder las batallas por adelantado, apartan nuevamente a los cazadores de imágenes de los campos de batalla (…) los representantes de la prensa, de la televisión, convertidos en testigos molestos, son secuestrados o asesinados deliberadamente (pág. 74).

La máquina de visión

Algunas de las cuestiones que Virilio plantea en este apartado son las siguientes:

  • La automatización de la percepción.
  • El desdoblamiento del punto de vista.
  • La persistencia retiniana.
  • Carácter sugestivo de la publicidad.
  • Etapas de la logística de la imagen:
    • Lógica formal, que se corresponde con la pintura.
    • Lógica dialéctica, que se refiere a la fotografía.
    • Lógica paradójica, que es la que se inicia con el invento de la videografía, de la holografía y de la infografía...como si, en este fin del siglo XX, el agotamiento de la modernidad estuviera en sí mismo marcado por el agotamiento de una lógica de la representación pública (pág. 82).
  • Persuasión televisiva. Intensificación de los detalles.
  • Estrategia de la disuasión.
  • Cine: suspense. Televisión: sorpresa.
  • El porvenir ha desaparecido y se ha producido, además un declive de la verdad.
  • El papel de la frecuencia de la luz y de la velocidad de la luz es vital en esta época.

Comentarios

El libro de Virilio resulta fundamental para comprender la relación que hoy en día se ha establecido entre cuatro conceptos fundamentales: representación, realidad, memoria y velocidad y en que medida estas nociones determinan de forma definitiva el modo en que se entiende la imagen.

Lo más importante del los argumentos que expone en este libro sin duda tiene que ver con la afirmación de que nos encontramos no en una era de la simulación (posición que defienden autores como Jean Baudrillard) sino en una era de la sustitución. En este sentido afirma lo siguiente:

Con la lógica paradójica, en efecto, la realidad de la presencia en tiempo real del objeto es la que queda definitivamente resuelta, mientras que en la era de la lógica dialéctica de la imagen precedente, sólo era la presencia en tiempo diferido, la presencia del pasado, la que impresionaba duraderamente las placas, las películas o los films, adquiriendo así la imagen paradójica un estatuto comparable al de la sorpresa, o más exactamente aún, al del “accidente de la transposición (pág. 83).

Ahora bien, ¿qué sucede cuando los modelos de representación se superponen sobre nuestra visión directa del entorno? En este sentido Paul Virilio reconoce que en el momento en que pretendemos procurarnos los medios para ver más y mejor lo no visto del universo; estamos a punto de perder la escasa capacidad que teníamos al imaginarlo (págs. 13 y 14).

El análisis de Virilio se centra en el cambio profundo en los modos de percepción y en el papel de la cámara como intermediario entre el sujeto y el mundo que le rodea. En sus indagaciones “destapa” todo un problema filosófico y político por cuanto el interés principal y dominante en la sociedad de consumo consiste en verlo todo a costa de lo que sea y caiga quien caiga.

Se trata de un fenómeno que ya pone en evidencia P. Virilio y que hace referencia a esa necesidad de más luz que ha acompañado al hombre a lo largo de su historia y que persiste en esta nueva logística de la percepción, que consiste en una guerra de imágenes y de sonidos que suple la de los objetos y las cosas, donde, para ganar, basta con no perderse de vista. Voluntad de verlo todo, de saberlo todo, en cada instante, en cada lugar; voluntad de iluminación generalizada, es otra versión científica del ojo de Dios, que prohibiría para siempre la sorpresa, el accidente, la irrupción de lo intempestivo (págs. 90 y 91).


Imagen destacada

Las poses del delito: Bonnie y Clyde

Bonnie Parker y Clyde Barrow en una pose preparada
Bonnie Parker y Clyde Barrow en una pose preparada.

El FBI (Federal Bureau of Investigation) distribuyó en su momento fotografías como éstas de Bonnie Parker y Clyde Barrow para facilitar su captura. Al parecer, se las habían hecho entre los propios miembros de la banda. Y después de una de tantas huidas que protagonizó esta mítica pareja, la policía confiscó en una casa donde habían estado gran número de fotografías, que después publicó en comisarías, lugares públicos y medios de comunicación, para conseguir información sobre su paradero.

Leer más...

Cita

¡Algo horrible ha entrado en mi vida! Sombríos presentimientos de un destino amenazador se ciernen sobre mí como negras nubes impenetrables al más pequeño y amable rayo del sol.

HOFFMANN, E.T.A., “El hombre de la arena” en Nocturnos Anaya, Madrid, 1987, pág. 21.
Copyright © 2003-2019 Marisol Romo Mellid. Todos los derechos reservados.