El cuerpo o los cuerpos muertos

La Guerra de Secesión Americana, desde el punto de vista de la representación fotográfica, tuvo mucha importancia debido a que no sólo por primera vez se fotografió a los soldados muertos en los campos de batalla sino que, también por primera vez, se iba a acusar a los fotógrafos de manipular las escenas antes de fotografiarlas. De esta forma, el horror y la propaganda iban a ser las dos caras indivisibles de las imágenes de guerra en sentido general.

Las primeras fotografías

Entrada del general Wooll en Saltillo (México), 1846 o 1847
Entrada del general Wooll en
Saltillo (México), 1846 o 1847

Existe cierta polémica en torno a cuál puede ser la primera fotografía de guerra. Al parecer, todos los estudiosos del tema coinciden en que uno de los primeros documentos fotográficos que se conservan de un conflicto bélico corresponde a un daguerrotipo anónimo, en el que se ve al general Wooll entrar con las tropas norteamericanas en la localidad de Saltillo (México), durante la guerra que ambos países mantuvieron entre 1846 y 1847.

Existe sin embargo otra versión, según la cual, las primeras fotografías de un conflicto bélico habrían sido unos calotipos ingleses de tropas escocesas durante los ejercicios militares que tuvieron lugar hacia principios del 1840; pero hasta el momento parece ser que no se han encontrado documentos gráficos sobre dicho acontecimiento por lo que la entrada del general Wooll puede considerarse la primera fotografía de guerra que se ha conservado.

El descuartizamiento

Robert-Francois Damiens intentó asesinar en 1757 al rey Luis XV, por lo que fue descuartizado públicamente
Robert-Francois Damiens intentó
asesinar en 1757 al rey Luis XV,
por lo que fue descuartizado
públicamente

Después de dos o tres tentativas, el verdugo Samson y el que lo había atenaceado sacaron cada uno un cuchillo de la bolsa y cortaron los muslos por su unión con el tronco del cuerpo. Los cuatro caballos, tirando con todas sus fuerzas, se llevaron tras ellos los muslos, a saber: primero el del lado derecho, el otro después; luego se hizo lo mismo con los brazos y en el sitio de los hombros y axilas y en las cuatro partes. Fue preciso cortar las carnes hasta casi el hueso; los caballos, tirando con todas sus fuerzas, se llevaron el brazo derecho primero, y el otro después.1

Este fragmento de texto corresponde a parte del relato que Michel Foucault incluye en su libro Vigilar y castigar sobre el descuartizamiento público que le fue realizado al condenado Robert-Francois Damiens, el 2 de marzo de 1757 en París tras ser acusado de cometer parricidio; delito que según explica el autor a pie de página fue llevado a cabo contra el rey al que se equiparaba en aquellos momentos en Francia al propio padre. La consumación del descuartizamiento tenia que realizarse ante la puerta principal de la iglesia de la ciudad parisina.

Misterios de una cárcel abandonada

Tiempo, no has de Jactarte de mis Cambios

detalle de una puerta de entrada al recinto
Ricardo Espinosa Orozco
Colección: Imágenes de una cárcel abandonada.
Cuernavaca, Morelos, México.

Alzas con nuevo brío tus pirámides
y no son para mí nuevas ni extrañas
sino aspectos de formas anteriores.

Por ser corta la vida, nos sorprende
lo antiguo que reiteras y que impones,
cual si fuera lo nuevo que deseamos
y si río conociéramos su historia.

Os desafío a ti y a tus anales;
no me asombran pasado ni presente,
pues tus anales y lo visto engañan,
al transformarse mientras te apresuras.

Por mí, te juro que he de ser constante.
A pesar de tu hoz y de ti mismo.

William Shakespeare

Utopías bajo control

Pericles Lavat
Pericles Lavat
“Aquí estubo su padre putos”

“Aquí estubo su padre putos” es el título que Pericles Lavat (México DF, 1954) ha puesto a esta colección de fotografías que ha hecho de una cárcel abandonada de Cuernavaca, Morelos, México. El título está claramente inspirado en la frase que aparece escrita en una de las paredes de la cárcel. Desde esta imagen acompañada de notorias faltas de ortografía, que da titulo y sentido a la serie, el trabajo representa una reflexión sobre la ausencia y la huella de una antigua presencia que remite asimismo de forma directa a la forma en que los reos son también clasificados y colocados en los espacios que marca la legalidad. En un primer momento, resulta interesante acercarse a la historia de esta cárcel abandonada, donde a los presos se les ha trasladado sin previo aviso y sin llevar puesto nada más que la ropa interior, para llevarles a otras instalaciones penitenciarias a las que entran presumiblemente sin ningún tipo de drogas.

Cita

No existe evento o cosa, tanto en la naturaleza viva como en la inanimada, que no tenga, de alguna forma, participación en el lenguaje, ya que está en la naturaleza de todas ellas comunicar su contenido espiritual.

BENJAMIN, Walter, Para una crítica de la violencia y otros ensayos (Iluminaciones IV), Taurus, Madrid, 1991, pág. 59.
Copyright © 2003-2018 Marisol Romo Mellid. Todos los derechos reservados.